sábado, 22 de mayo de 2010

Decir en la oscuridad

Porque no me ve, o al menos, no de ese modo, el que incomoda, el que inhibe, el que detiene, el que resiste, el que inventa un no.

Porque en lo negro de lo oscuro irrumpe la claridad de su respiración, y me comprende, acompasada, aletargada, cansada y lánguida del lógos.

Porque ni siquiera se recorta la silueta de los cuerpos que se imaginan existiendo, apenas dibujados, apenas divisados en la luz que a veces se cola en la rendija de la persiana.

Porque hasta mi historia paralela parece ridícula en la cama que no veo, pero percibo, hasta la mentira más triste pierde nitidez, forma y peso allí, en lo oscuro que nos sostiene.

Porque cuando la luz se enciende invento mundos que lastiman, y verdades ilusorias.

Porque rasgar el velo me humedece el rostro cada vez.

Y la luz se asoma cuando dice que todo está bien, y que ya pasará.

Y yo digo, y digo oscuridad.



3 comentarios:

Jorge Ampuero dijo...

Será que vamos llenos de verdades paralelas. Una poética interesante y degustable, por cierto.

Saludos...

Karen dijo...

Gracias por tus palabras Jorge,
saludos desde la blanca bahía.

KOSME-SAN dijo...

exaltada oscuridad,dejas que te maneje tu apego .sabes del SER ... TU LUZ YACE ,BAJO INFINITAS RAREZAS DE MI ETERNO SUPLICIO ... DE SED-SER .CUERPOS Y SOMBRAS ,FANTASMAS,Y ABISMOS.DE TANTA AUSENTE CLARIDAD ,PARA QUE?,SI LOS GRISES MEDIARAN ESTA CONTIENDA.VOLVERIAMOS AL POLVO DE POLILLAS.